Tag Archives: Papa

Polémica del padre Maciel opaca visita del Papa a México

26 Mar

/EFE

La visita del Papa Benedicto XVI a México se vio ensombrecida el sábado por la revelación de nuevos detalles sobre abusos del padre mexicano Marcial Maciel, mientras las víctimas lamentaban la falta de respuesta ante sus peticiones de reunirse con el pontífice.

Benedicto XVI llega a la segunda nación con más creyentes del mundo después de Brasil cuando la fe católica de los mexicanos se ha visto disminuida entre otras cosas por el escándalo de Maciel, que durante décadas abusó sexualmente de seminaristas y llevó una doble vida. Durante su primera visita a Mexico en siete años de pontificado, Benedicto XVI no se refirió a los abusos aunque hizo un llamado a cuidar de la infancia mexicana a la que calificó como un regalo de Dios para el mundo.

Como indica Prensa Rosa, el sumo pontífice, que en su visita ha sido especialmente cariñoso con los niños que ha saludado, recorrió por la tarde del sábado en el “papamóvil” calles céntricas de la colonial Guanajuato, que le recibió haciendo sonar las campanas de sus majestuosas iglesias.A pocas decenas de kilómetros de donde se realizaban los festejos se había presentado horas antes el libro“La voluntad de no saber”. El texto está basado en más de 200 documentos procedentes de archivos confidenciales del Vaticano que demostrarían que la Santa Sede tuvo conocimiento de los abusos de Maciel y de su adicción a un analgésico derivado de la morfina desde los años 40.“La idea es demostrar que el Vaticano, que el cardenal Ratzinger, que la Iglesia sabía sobradamente acerca del caso”, dijo José Barba, uno de los autores, en un vídeo durante la presentación del libro en la ciudad de León.

Barba, uno de los ex seminaristas que sufrió abusos, sostiene que Joseph Ratzinger, actual Sumo Pontífice y entonces prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, disponía de información para iniciar un proceso contra Maciel desde 1998, cuando ex legionarios presentaron una denuncia canónica en su contra. Maciel, uno de los favoritos de Juan Pablo II y fundador de los Legionarios de Cristo, fue enviado por la Iglesia en 2006 a una vida de penitencia y encierro, pero sin haberse enfrentado a la justicia y cobijado por el imperio económico que formó con las donaciones de familias millonarias mexicanas.

Dudas sobre estabilidad de Maciel

El  libro incluye copias de cartas que hace décadas enviaron al Vaticano sacerdotes o seminaristas, entre otros miembros de la Iglesia, pidiendo que se investigara a Maciel, que falleció en 2008.

Un documento, por ejemplo, es una carta en 1979 que el Obispo de Rockville Centre, Nueva York, John McGann, dirigió a un alto representante del Vaticano en Estados Unidos citando denuncias de un legionario sobre “serias dudas sobre la estabilidad del padre Maciel”.

En otra carta, que data de 1954, se describe con detalle la forma en que Maciel se inyectaba un derivado de morfina.“Con documentos irrefutables y contundentes el libro nos muestra que la curia romana no solamente conoció las patologías de Maciel sino las toleró y las protegió”, dijo Bernardo Barranco, un investigador sobre religiones que escribió el prólogo del libro.

Al hablar del tema, el padre mexicano Benjamín Clariond, de los Legionarios de Cristo, dijo a Reuters que la congregación se ha deslindado de la figura de Maciel.“El hecho histórico de que él fundó la congregación no se puede negar, sería absurdo negar la historia por decreto, pero se reconoce claramente que él ni es modelo ni ejemplo a seguir”, dijo Clariond.

Juicio final con Dios

No fue sino hasta el 2010 cuando el Vaticano reconoció que Maciel llevaba una doble vida y hasta tuvo hijos con varias mujeres, lo que causó un gran impacto entre los fieles, muchos de los cuales le veían casi como un santo.En ese año el Vaticano anunció la refundación de los Legionarios, un proceso que todavía sigue.“Tendremos que cerrar este capítulo, pero el juicio definitivo sobre el padre Maciel se lo dejo a Dios”, dijo Clariond.

En su agenda de actividades, el Papa no tiene programado un encuentro con víctimas de abusos de Maciel y otros padres, que lamentaron la negativa a ser recibidos.

Jesús Romero, de la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales de Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), se preguntó por qué el Papa no se reunirá con las víctimas, cuando en otros países como Estados Unidos o en Europa ya lo ha hecho.“Solicitamos una audiencia esperando que nos atendiera como lo ha hecho con otros víctimas en países que ha visitado, recibimos una negativa, dijeron que ninguna víctima se acercó a ellos, es una mentira para proteger a sacerdotes abusivos que siguen activos”, dijo.Romero fue víctima de abusos sexuales de un sacerdote cuando tenía 11 años.

Anuncios

Grandes perlas de la Curia Romana

6 Dic

Cuaderno Kurioso – 4 de diciembre de 2011

Recopilación, a modo de decálogo, de algunas de las declaraciones de los miembros de la jerarquía de Iglesia Católica en los últimos años. Diseñadores del modelo evangélico y poniendo las bases de la doctrina de millones de fieles que ven en sus palabras el guión espiritual de su propia vida. Ejemplo ponzoñoso de la conciencia manipulada del planeta católico.

(Pinchad en el titular para acceder a cada declaración)

1.- El arzobispo de Granada:

“Si la mujer aborta, el varón puede abusar de ella”

2.-El arzobispo de Bruselas:

“El sida es un acto de justicia”

3.- El Arzobispo de Panamá:

“Los homosexuales juegan con fuego”

 

.

4.- El obispo de la prelatura Cancún-Chetumal:

“Hay que perdonar a curas pederastas; no sabían lo que hacían”

5.- El obispo de San Cristóbal de las Casas:

“El erotismo impide respetar a los niños”

6.- El obispo de Tenerife sobre la pederastia:

“Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan”

7.- Obispo de San Sebastian:

“Existen males mayores que los que esos pobres de Haití están sufriendo en estos días. Nos lamentamos mucho y ofrecemos nuestra solidaridad; pero, deberíamos llorar por nosotros, por nuestra pobre situación espiritual, por nuestro materialismo, que es un mal más grande que el que esos inocentes están sufriendo”

8.- El obispo de Córdoba:

“La UNESCO quiere hacer que la mitad de la población sea homosexual”

9.- El obispo de Segorbe-Castellón:

“La educación sexual en las aulas se reduce a exaltar la homosexualidad”

“El Holocausto es un invento judío”

La dificultad de ser ateo

29 Nov
Publicado el 29/11/2011 en http://www.forumlibertas.com

 Escribo desde la 25ª Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio para los Laicos, que se está celebrando en Roma desde el día 24, sobre una cuestión central, ‘La cuestión de Dios hoy’, y al hilo de una frase de Benedicto XVI en La luz del mundo: “¿No tendremos que empezar de nuevo con Dios?”.

La reflexión en este caso guarda relación con aquellos que niegan la existencia de Dios, y es para subrayar la dificultad de ser ateo con el corazón y con la mente. Porque todo aquel que se considere de tal guisa ha de responder a la pregunta, no de si eres ateo, sino de qué principio divinizas. Si en tu vida existe algún tipo de debilidad. Porque el ateo, por definición, al negar a Dios, lo que está afirmando es que no hay nada que se pueda divinizar, ni él mismo, ni sus ideas, ni el dinero, ni el poder, ni cualquier ideología redentora.

Ser ateo representa destruir todos los hilos, pero cuando digo todos quiero decir exactamente eso y no sólo el de dios. En definitiva, si soy ateo realmente, es decir de manera coherente, he de asumir que no tengo la última palabra en nada, ninguna tiene un valor definitivo, porque en el momento que acepte que en algo tiene tal valor lo estaré divinizando, le estaré concediendo una categoría de absoluto. Ni tan sólo a la ciencia, que además es sólo una práctica, puedo divinizarla. De ahí que el ateísmo, por definición, nunca pueda tener la última palabra. Lo que caracteriza al ateo corriente es primero asumir este hecho y segundo asumir su consecuencia, estar abierto a la palabra siguiente, no porqué sea la definitiva sino porque sigue, y, en este seguir la palabra, la de Dios, es una hipótesis que debe figurar sin pretensión de augurar ningún cierre.

Lo que sucede a veces es que el propio ateo se confunde a si mismo y en realidad no es tal, en realidad ha pensado poco en la condición que proclama y todavía menos se ha confrontado con Dios. Lo que sí ha asumido es un determinado anticlericarismo, una determinada antirreligiosidad, pero eso no es ser ateo. Hablar de Dios es hablar de un Todo, hablar de la religión es una cosa muy distinta, significa hablar de la relación que el hombre establece con Dios, del vínculo que existe entre ambos, pero no es hablar de Dios.

Por eso empezaba diciendo que es tan difícil ser ateo, me temo que prácticamente imposible.

Josep Miró i Ardèvol, presidente de E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos

Josep Miró en Twitter: @jmiroardevol

Campaña contra la ‘santa evasión’ vaticana

18 Nov
Por RFI

Un grupo de ciudadanos italianos que suma 130.000 simpatizantes en Facebook denuncia las exenciones fiscales de la Iglesia católica en momentos en que Silvio Berlusconi intenta imponer drásticos recortes sociales. Los defensores del Vaticano sostienen que gracias a esos fondos logran mantener estructuras para los más necesitados.

“Vaticano, páganos tú el recorte financiero”. Bajo este lema, un movimiento ciudadano impulsado por el Partido Radical italiano exige el fin de las facilidades fiscales de la Iglesia católica en Italia, lo que ha levantado una gran polémica.

En concreto, los radicales, que en los años 70 batallaron a favor del divorcio y el aborto, piden que los miles de bienes inmuebles que pertenecen a la Iglesia paguen los mismos impuestos que desembolsa el resto de los ciudadanos.

Aseguran que la mera presencia de un capilla en un hotel, instalación deportiva o centro turístico es suficiente para que el Estado italiano la exente del pago de impuestos, aún si se trata de una actividad altamente lucrativa, como albergues para turistas.

La iniciativa, que ha recabado la adhesión del al menos 137.000 personas en su página de Facebook este lunes, llega como una respuesta contra la reciente advertencia del cardenal Angelo Bagnasco contra los evasores fiscales.

A las críticas aparecidas en la última edición contra el Vaticano se suma la revista de izquierdaL’Espresso, que en un artículo titulado “La santa evasión” denuncia que en Italia “la ley no es igual para todos”. La nota señala que la Conferencia Episcopal italiana “ha presionado a todos los gobiernos italianos de derecha e izquierda para evitar un cambio en el sistema tributario”.

Según la revista L’Espresso, el grupo RE (Religiosos Eclesiásticos), cercano al Vaticano, calcula que la Iglesia católica es propietaria de cerca del 20 al 22% del entero patrimonio inmobiliario italiano, una cifra que no se ha logrado confirmar.

Pero la exención va más allá de los inmuebles. La Iglesia recibe recibe parte de los impuestos que los italianos pagan a través de dos fondos: “Cinco por mil” y el “ocho por mil”, los cuales son distribuidos a otros cultos o centros de investigación a pedido del contribuyente, según establecido por el Concordato entre Iglesia y Estado.

Los defensores de la Iglesia sostienen que gracias a estas facilidades puede mantener escuelas, hospitales, centros de alojamiento y comedores para pobres, servicios que el Estado italiano no logra cubrir.

“Atacar a la Iglesia es atacar a las personas más indefensas de la sociedad”, opinó Angelino Alfano, secretario general del partido de Silvio Berlusconi, El Pueblo de las Libertad (PdL), que defiende en esto días medidas de austeridad.

Los Dioses Ateos

18 Nov

Eugenio Gómez Segura y Antonio Piñero

Publicado en diario La Rioja digital

 

J. Ratzinger, teólogo cuya carrera profesional le ha aupado a la jefatura del Estado Vaticano, dijo en su reciente visita a Madrid: «Sí, hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos», ha asegurado. «Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias».
Quiero puntualizar la primera frase de este texto (la segunda se descalifica por sí sola viendo la actitu

d católica respecto a la labor legislativa de nuestro Estado y por asociar ateísmo con aborto).
Que alguien se reconozca como ateo no es cuestión de creerse un dios; quiere decir no poder precisar la presencia de divinidades, ni atender a juicios de valor que penden de ellas, y pensar que no hay razón para suponer que existen. Pero esta consideración del ateísmo como postura reflexionada no es la que abunda en el cuerpo de creyentes, que suelen afirmar que uno es ateo porque no ha experimentado la verdadera desgracia en su vida, dando a entender que es más bien una osada enfermedad que pasa con la madurez.
En realidad, esto no es cierto: los ateos pueden haber sufrido horrorosamente y haber actuado con u

na dignidad modélica para todos. Es más, estos humanos desafortunados afirman que son más ateos por su experiencia, y no parecen mostrar carencias de maduración, ni cognitivas, etc.; más bien han digerido ya lo que supone saber que, sin posibilidad real de entender, según la condición humana, una causa o un destino apropiados a cada vida y a cada conciencia, vivimos para morir. Pero el caso es que la decisión reflexiva, voluntaria, de recoger la experiencia vital tanto personal como social, analizarla y vivir según ese análisis exclusivamente humano y por fuerza humilde, no puede ser soportada por quien es infalible por definición humana y sanción ¿divina?, acostumbrado a ser temido, obedecido, acatado y aclamado por sus seguidores. Suena gracioso, pero no lo es.
Veamos quién es más dios: quien asume su imperfección física y mental, su imposibilidad de conocer lo que imperiosamente necesita conocer (su causa, su finalidad), o quien desde una atalaya que, construida con los mismos argumentos de búsqueda y la misma voluntad consciente, dicta moral tras dar un salto en el vacío intelectual que perfectamente puede ser interpretado como un fraude a uno mismo dada la voluntaria aceptación de un secreto inencontrable que arregla todo, panacea auténtica de nuestros límites, y que permite vivir anestesiado la realidad que podemos conocer.

Sencillamente, los ateos no se creen dioses y se contentan con lo que tienen; el católico, el creyente de cualquier religión, se cree su salto mortal y pasa a una postura que se resume en el axioma de que el ateísmo es una enfermedad de juventud.
Pablo de Tarso, el fundador del cristianismo, ya vio el problema de este salto (1 Cor. 15, 17-19): «Pues si los muertos no son resucitados, tampoco Cristo fue resucitado; y si Cristo no fue resucitado, nuestra confianza es equivocada, todavía estáis en vuestros pecados, y los que murieron Cristo mediante perecieron. Si en esta vida hemos confiado en Cristo solamente, somos los más dignos de compasión de todos los hombres».

Pero lo resolvió mediante un gracioso juego de palabras: los creyentes no son los más dignos de compasión sino quienes compadecen; son de hecho los más acertados, y lo demuestran con su camaleónica capacidad para llegar al éxito sin importar nada ni nadie, como ejemplificó su fundador (1 Cor. 9, 23): «[.] me convertí en cualquier cosa para cualquiera con la idea de salvar a algunos. Hago cualquier cosa por la buena noticia con tal de llegar a ser partícipe de la misma».

Un ejemplo de esto es el tramposo uso simbólico hecho de los jóvenes cristianos en Madrid, porque las actitudes mostradas, su felicidad y alegría, supuesta imagen de la acción de la gracia divina sobre los creyentes, también son demasiado tiernas, poco maduras; en realidad, ese joven vive con la soberbia de su plenitud física y su futuro por hacer, su voluntad poco domada por la vida, su inexperiencia del horror. Su alegría es, en efecto, tan sospechosa como el talante ateo.
Para terminar, el humilde jefe del Estado Vaticano también ruega por los ateos, y eso supone una envanecida mediación, pues se considera único intermediario o más próximo y eficiente ante el poder supremo. Aunque no es de extrañar: esa vinculación a la autoridad es natural según los postulados del fundador, que ya vislumbró la conveniencia de abrazar la erótica del mandar para sobrevivir a los siglos (Romanos 13, 1-6): «Sométase toda alma a las autoridades constituidas, pues no hay autoridad no constituida por Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas. De modo que, quien se opone a la autoridad, se resiste al orden divino, y los que resisten se atraerán sobre sí mismos la condenación. Por lo tanto, es preciso someterse, no sólo por temor al castigo, sino también en conciencia.».

 

Artículo también publicado en http://razonatea.blogspot.com/