Tag Archives: vaticano

Grandes perlas de la Curia Romana

6 Dic

Cuaderno Kurioso – 4 de diciembre de 2011

Recopilación, a modo de decálogo, de algunas de las declaraciones de los miembros de la jerarquía de Iglesia Católica en los últimos años. Diseñadores del modelo evangélico y poniendo las bases de la doctrina de millones de fieles que ven en sus palabras el guión espiritual de su propia vida. Ejemplo ponzoñoso de la conciencia manipulada del planeta católico.

(Pinchad en el titular para acceder a cada declaración)

1.- El arzobispo de Granada:

“Si la mujer aborta, el varón puede abusar de ella”

2.-El arzobispo de Bruselas:

“El sida es un acto de justicia”

3.- El Arzobispo de Panamá:

“Los homosexuales juegan con fuego”

 

.

4.- El obispo de la prelatura Cancún-Chetumal:

“Hay que perdonar a curas pederastas; no sabían lo que hacían”

5.- El obispo de San Cristóbal de las Casas:

“El erotismo impide respetar a los niños”

6.- El obispo de Tenerife sobre la pederastia:

“Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan”

7.- Obispo de San Sebastian:

“Existen males mayores que los que esos pobres de Haití están sufriendo en estos días. Nos lamentamos mucho y ofrecemos nuestra solidaridad; pero, deberíamos llorar por nosotros, por nuestra pobre situación espiritual, por nuestro materialismo, que es un mal más grande que el que esos inocentes están sufriendo”

8.- El obispo de Córdoba:

“La UNESCO quiere hacer que la mitad de la población sea homosexual”

9.- El obispo de Segorbe-Castellón:

“La educación sexual en las aulas se reduce a exaltar la homosexualidad”

“El Holocausto es un invento judío”

La dificultad de ser ateo

29 Nov
Publicado el 29/11/2011 en http://www.forumlibertas.com

 Escribo desde la 25ª Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio para los Laicos, que se está celebrando en Roma desde el día 24, sobre una cuestión central, ‘La cuestión de Dios hoy’, y al hilo de una frase de Benedicto XVI en La luz del mundo: “¿No tendremos que empezar de nuevo con Dios?”.

La reflexión en este caso guarda relación con aquellos que niegan la existencia de Dios, y es para subrayar la dificultad de ser ateo con el corazón y con la mente. Porque todo aquel que se considere de tal guisa ha de responder a la pregunta, no de si eres ateo, sino de qué principio divinizas. Si en tu vida existe algún tipo de debilidad. Porque el ateo, por definición, al negar a Dios, lo que está afirmando es que no hay nada que se pueda divinizar, ni él mismo, ni sus ideas, ni el dinero, ni el poder, ni cualquier ideología redentora.

Ser ateo representa destruir todos los hilos, pero cuando digo todos quiero decir exactamente eso y no sólo el de dios. En definitiva, si soy ateo realmente, es decir de manera coherente, he de asumir que no tengo la última palabra en nada, ninguna tiene un valor definitivo, porque en el momento que acepte que en algo tiene tal valor lo estaré divinizando, le estaré concediendo una categoría de absoluto. Ni tan sólo a la ciencia, que además es sólo una práctica, puedo divinizarla. De ahí que el ateísmo, por definición, nunca pueda tener la última palabra. Lo que caracteriza al ateo corriente es primero asumir este hecho y segundo asumir su consecuencia, estar abierto a la palabra siguiente, no porqué sea la definitiva sino porque sigue, y, en este seguir la palabra, la de Dios, es una hipótesis que debe figurar sin pretensión de augurar ningún cierre.

Lo que sucede a veces es que el propio ateo se confunde a si mismo y en realidad no es tal, en realidad ha pensado poco en la condición que proclama y todavía menos se ha confrontado con Dios. Lo que sí ha asumido es un determinado anticlericarismo, una determinada antirreligiosidad, pero eso no es ser ateo. Hablar de Dios es hablar de un Todo, hablar de la religión es una cosa muy distinta, significa hablar de la relación que el hombre establece con Dios, del vínculo que existe entre ambos, pero no es hablar de Dios.

Por eso empezaba diciendo que es tan difícil ser ateo, me temo que prácticamente imposible.

Josep Miró i Ardèvol, presidente de E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos

Josep Miró en Twitter: @jmiroardevol

Campaña contra la ‘santa evasión’ vaticana

18 Nov
Por RFI

Un grupo de ciudadanos italianos que suma 130.000 simpatizantes en Facebook denuncia las exenciones fiscales de la Iglesia católica en momentos en que Silvio Berlusconi intenta imponer drásticos recortes sociales. Los defensores del Vaticano sostienen que gracias a esos fondos logran mantener estructuras para los más necesitados.

“Vaticano, páganos tú el recorte financiero”. Bajo este lema, un movimiento ciudadano impulsado por el Partido Radical italiano exige el fin de las facilidades fiscales de la Iglesia católica en Italia, lo que ha levantado una gran polémica.

En concreto, los radicales, que en los años 70 batallaron a favor del divorcio y el aborto, piden que los miles de bienes inmuebles que pertenecen a la Iglesia paguen los mismos impuestos que desembolsa el resto de los ciudadanos.

Aseguran que la mera presencia de un capilla en un hotel, instalación deportiva o centro turístico es suficiente para que el Estado italiano la exente del pago de impuestos, aún si se trata de una actividad altamente lucrativa, como albergues para turistas.

La iniciativa, que ha recabado la adhesión del al menos 137.000 personas en su página de Facebook este lunes, llega como una respuesta contra la reciente advertencia del cardenal Angelo Bagnasco contra los evasores fiscales.

A las críticas aparecidas en la última edición contra el Vaticano se suma la revista de izquierdaL’Espresso, que en un artículo titulado “La santa evasión” denuncia que en Italia “la ley no es igual para todos”. La nota señala que la Conferencia Episcopal italiana “ha presionado a todos los gobiernos italianos de derecha e izquierda para evitar un cambio en el sistema tributario”.

Según la revista L’Espresso, el grupo RE (Religiosos Eclesiásticos), cercano al Vaticano, calcula que la Iglesia católica es propietaria de cerca del 20 al 22% del entero patrimonio inmobiliario italiano, una cifra que no se ha logrado confirmar.

Pero la exención va más allá de los inmuebles. La Iglesia recibe recibe parte de los impuestos que los italianos pagan a través de dos fondos: “Cinco por mil” y el “ocho por mil”, los cuales son distribuidos a otros cultos o centros de investigación a pedido del contribuyente, según establecido por el Concordato entre Iglesia y Estado.

Los defensores de la Iglesia sostienen que gracias a estas facilidades puede mantener escuelas, hospitales, centros de alojamiento y comedores para pobres, servicios que el Estado italiano no logra cubrir.

“Atacar a la Iglesia es atacar a las personas más indefensas de la sociedad”, opinó Angelino Alfano, secretario general del partido de Silvio Berlusconi, El Pueblo de las Libertad (PdL), que defiende en esto días medidas de austeridad.